Publicidad Patrocinadores Banner

La Prensa Deportiva de Segovia reúne a los mejores deportistas en “la Gala de los reencuentros, las mascarillas y el volver a empezar”

El Teatro Juan Bravo volvió a llenarse un año más para albergar la 37ª Gala del Deporte, organizada por la Asociación Segoviana de la Prensa Deportiva, que reunió a lo mejores deportistas de los dos últimos años. Tal y como manifestó la presidenta, Elena Gutiérrez en su discurso de bienvenida, “esta es la gala olímpica, la de los reencuentros y el volver a empezar, pero hemos vuelto con más fuerza que nunca después de que la vida se parara en seco por la maldita pandemia”. También señaló que “aunque también es la gala de las mascarillas, puedo ver en vuestros ojos la ilusión del reconocimiento al trabajo bien hecho”.

Sin duda, la de ayer fue una noche de muchas emociones, con la entrega de 33 galardones que se distribuyeron en la Serie Olímpica, Oro, Plata, menciones especial, categoría promesa y los premios a la trayectoria. Todos los premiados quisieron estar presentes, y si no pudieron estar en el Teatro porque sus compromisos deportivos se lo impidieron, todos dejaron sus mensajes para agradecer estos reconocimientos a los periodistas deportivos de Segovia.

Hubo tiempo para recordar a los que han fallecido en estos dos años “por lo que hicieron y por lo que fueron” y también para agradecer la labor del anterior presidente de la ASPD, Álvaro Gómez “porque él fue quien hace ocho años marcó el camino del cambio”.

En un año olímpico como fue el pasado, no faltaron los guiños a los Juegos con exhibiciones de esgrima y gimnasia rítmica, gracias a la colaboración del Club Esgrima Segovia y el Club Rítmica Segovia, que pusieron la guinda a un pastel magistralmente dirigido por Santiago Herrero, que fue el encargado de conducir la gala. Javier Guerra, David Llorente, José Rodríguez, Sergio Mateo, Carlos Baeza, Águeda Muñoz, Marina Muñoz, las chicas del Segosala, Darío Cuesta, Marta González, Sergio de Diego, Cristina Montull, Miriam Aragoneses, Jimena Velasco, David López Castán, Germán Cid Camacho, el Monteresma, el equipo juvenil de la Gimnástica Segoviana, el filial del BM Nava, el CB Claret, Álvaro Llorente, Ángela Rodríguez, el CBS, el Club Patinaje Segovia, Innoporc, el Club de Pelota Vallelado, Diego Navarro, Darío Ajo, Bruno Vírseda y Francisco Monjas fueron los nombres segovianos de la gala, pero también fueron protagonistas los premiados a la trayectoria nacional. En la categoría de deportista, los hermanos Alfonso y Felipe Reyes fueron los galardonados y, aunque Felipe no pudo estar presente manifestó con un mensaje su “enorme alegría por recibir este premio junto a mi hermano que ha sido siempre me referente”. Por su parte, Alfonso Reyes muy emocionado al recibir el galardón de manos del Coronel Director de la Academia de Artillería, Alejandro Serrano, alabó la belleza de nuestra ciudad, la majestuosidad del Alcázar y lo impresionante del Acueducto, además de recordar el pasado artillero de su padre, momento en el cual se le quebró la voz al contar a los presentes sus recuerdos de niño “al subir por la Calle Real hasta el Teatro detrás de los mandos de la Academia con el uniforme”.

Otro de los momentos mágicos de la noche fue el premio Pablo Fierro a la trayectoria profesional a Pepe Domingo Castaño, historia viva de la radio española y “alguien que sigue cumpliendo sus sueños” como señaló la presidenta, quien entregó el premio acompañada de la viuda de Pablo Fierro, Carolina Uñón. Pepe Domingo aseguró sobre el escenario ser “un poco ladrón, porque ha ido robando lo mejor de todos los compañeros con los que he compartido profesión para ser quien hoy soy”. Castaño recordó a Joaquín Prat, Iñaki Gabilondo, Carlos Herrera o Luis del Olmo, entre otros, y también agradeció con mucho cariño el premio “porque me lo otorgan mis compañeros de profesión”.

El acto finalizó con otro emotivo instante cuando se desveló el fin solidario de la gala. Dos grandes letras de madera y flores preservadas presidieron el acto durante todo momento en el escenario. “La G de ganas y la D de dedicación, la misma que ponen desde AFA Segovia para cuidar a los enfermos de alzheimer y sus familias”, tal y como explicó Santi Herrero antes de llamar al escenario a Isabel Miranda y Anabel de Pedro. Era la sorpresa que la asociación tenía reservada a AFA porque esas letras decorarán muy pronto el Centro de Día para enfermos de alzheimer cuya puesta en funcionamiento es inminente. Isabel Miranda, con lágrimas en los ojos y sin apenas poder contener la emoción agradeció “todo el cariño de la asociación, del deporte y de toda la sociedad segoviana porque todos juntos hemos conseguido sacar adelante este proyecto”.

Finalizada la Gala, todos los presentes pudieron disfrutar de un cóctel en el Palacio de Segovia, gracias a la colaboración de la marca de la Diputación, Alimentos de Segovia.